Se encuentra usted aquí

Noticia

Valoración de una 'biotech', ni al alza ni a la baja

Seis inversores y emprendedores que han levantado algunas de las rondas en biotecnología más importantes en Cataluña comparten su experiencia en una sesión Lessons Learned

28.07.2016

galeria

La tecnología, el equipo emprendedor, el país y el estado de madurez del proyecto son factores que intervienen en la valoración de una empresa biotecnológica en las fases iniciales. De esto han hablado seis inversores y emprendedores que han conseguido levantar algunas de las rondas en biotecnología más importantes en Cataluña en la jornada Lessons Learned: Valoració de companyies, més enllà dels números organizada por Biocat y la asociación de empresas CataloniaBio, el día 5 de julio en el Parc Científic de Barcelona.

Jordi Naval, cofundador de Aelix Therapeutics y director general de la Fundació Bosch i Gimpera, que ha moderado el debate, considera que "es muy importante crear valor para el accionista que entra al principio ya que es el que asume el máximo riesgo". Respecto la negociación premoney, es decir, la cifra inicial que consideramos que vale una empresa antes de que entre el nuevo inversor, Naval dice que tiene consecuencias en las futuras rondas. "Cualquier cláusula afecta a la valoración premoney. El inversor, pero, mira todo el contexto de inversiones que necesitará la compañía. El objetivo es que el final del camino sea satisfactorio para ambas partes" comenta Lluís Pareras, director del fondo Healthequity SCR.

La experiencia de Carles Domènech, CEO de Ability Pharmaceuticals, que desde que se creó la compañía en 2009 ha conseguido 6 millones de euros entre rondas de capital y préstamos blandos, ha sido centrarse más en el desarrollo de negocio y las licencias que en la captación de fondos. Su estrategia se ha basado en crear valor para minimizar la dilución en el capital cuando se han incorporado socios, y opina que las valoraciones en España son bajas respecto al resto de Europa. "Hemos troceado el mundo para firmar acuerdos de licencia. Por ejemplo, hemos dado sólo el 5% del mercado mundial a SciClone para comercializar nuestro fármaco para el cáncer de pulmón en China y otros países asiáticos. De este modo hemos añadido valor a nuestro proyecto y reservamos el máximo para el deal final cuando lo cerramos con una gran farma o biotec". Una de las lecciones aprendidas que repetirían es apostar por un equipo cualificado "porque da valor y credibilidad".

"Cada vez que entran inversores es necesario un argumentario para conseguir la valoración deseada. Tú piensas que vales mucho y los inversores te dirán que vales poco. Si te valoran mucho, te diluirás menos. Nosotros siempre hemos esperado que la primera cifra la diga el inversor", explica Jordi Carrera, cofundador y CEO de STAT-Diagnostica. El pasado abril STAT-Diagnostica levantó 25 millones de euros, con una importante participación del fondo holandés Gilde Healthcare, para llevar al mercado la plataforma DiagCORE. Este ingeniero aeronáutico que antes de ser emprendedor participó en actividades de investigación en el NASA's Glenn Research Center y la Agencia Espacial Europea, recomienda no precipitarse: "Ir a buscar fondos es muy intenso. Nosotros tardamos casi un año. Además, es clave la complicidad y las sinergias con el inversor".

Para Alain Garcinuño, Business Angel y Interim CFO de Anaconda BioMed, "no hay reglas ni una respuesta exacta. Depende de los equipos, de cómo se presenta el proyecto, del momento... ". Garcinuño subraya también los factores emocionales que entran en una negociación y es crítico en que "a mí no me vale que una empresa de Barcelona me diga que nos falta ecosistema porque podemos salir fuera a buscar el dinero". En su caso concreto, ha estado diez años trabajando en varios bancos de inversión entre París, Londres y Ginebra. El ejercicio de financiación es continuo" y tener un CFO interino nos ayudará a superar las diferentes fases por las que pase la empresa". Esta es la apuesta que ha hecho Anaconda Biomed con él, start-up fundada por Ofir Arad y Marc Ribó, uno de los neurólogos con más experiencia en el ámbito europeo en el tratamiento endovascular del ictus isquémico agudo (AIS), que está creando una nueva generación de catéteres para tratar el AIS.

El punto de vista de los inversores lo han aportado Daniel Oliver, CEO de la plataforma de equity crowdfunding Capital Cell y asesor de la Comisión Europea en legislación de financiación alternativa, y Lluís Pareras. "El valor de la empresa se entiende como algo que se mueve y el riesgo es el que determina la rentabilidad que puedes esperar" comenta Oliver, que alerta de los riesgos de una valoración excesiva puede ir ligada a una valoración baja (down valuation) en futuras rondas, falta de rentabilidad y desmotivación del inversor o demasiado baja, "el emprendedor se esforzará en trabajar por poco y entonces también vemos que los ecosistemas sufren fugas de cerebros y que cuesta captar empresas de fuera", aclara.

Pareras se sorprende de que "nadie me pida nunca qué quiero hacer como inversor con su compañía". En el caso de Healthequity, "valoramos para comparables en el mercado. Esperamos estar seguros y nos colocamos en la horquilla baja", comenta. Finalmente, a la hora de hacer la valoración tienen en cuenta tres bloques de riesgo: el científico (¿el tratamiento llegará al paciente?), el management (¿sabrán ejecutar bien?) y el financiero (¿se quedarán sin gasolina a la mitad?) .

Mira el vídeo de las Lessons Learned.

 

La próxima jornada Lessons Learned será el día 22 de septiembre (fecha provisional) y hablaremos sobre la importancia de una buena comunicación en las empresas biotecnológicas y biomédicas, sea cual sea su tamaño. ¡Te esperamos!

 

Crónica del anterior Lessons Learned:

 

Compartir: 
Lessons Learned sobre valoració biotecs

La jornada Lessons Learned sobre la valoración de empresas biotech contó con la asistencia de unas 90 personas.