Se encuentra usted aquí

Reportaje

Biodisseny Europa, observació

"El biodiseño se ha convertido en la mejor opción para emprender en salud"

La asistencia sanitaria está llena de necesidades no satisfechas. La industria y la academia trabajan para solucionar estos problemas, pero hace 16 años en Estados Unidos se dieron cuenta que las soluciones que salían al mercado no servían. Fue entonces cuando surgió una nueva metodología para innovar en salud: el biodiseño. Barcelona es una de las capitales en Europa, donde se ha extendido en los últimos años.

29.06.2017
  • Los pacientes parapléjicos pierden masa muscular y desarrollan atrofia
  • El 0,2% de las personas que utilizan lentes de contacto sufren cada año infecciones graves en el ojo que podrían dejarlas ciegas
  • Después de una anestesia, los pacientes pueden sufrir asfixia cuando llega el momento de retirar la intubación para que la glotis se cierra. Los anestesistas deben utilizar muchos fármacos para evitar esta complicación​

Estos son algunos ejemplos que demuestran que la asistencia sanitaria está llena de necesidades no satisfechas. La industria y la academia trabajan para solucionar estos problemas desde las empresas, las universidades o los laboratorios de investigación, pero hace 16 años en Estados Unidos se dieron cuenta que las soluciones que salían al mercado no servían. Funcionaban bien tecnológicamente hablando pero nadie las compraba ya que no solucionan una necesidad real de mercado.

Fue entonces cuando la Universidad de Stanford impulsó un programa académico con una nueva metodología, a través de la cual se crean equipos multidisciplinares que, a partir de la observación directa de los pacientes y los profesionales en hospitales, inventan soluciones útiles a problemas reales. Así es como nació lo que se conoce con el nombre de biodiseño, una metodología que ha llegado a Europa y se ha extendido por varias capitales, una de las cuales es Barcelona, donde se ha impulsado el programa d·HEALTH Barcelona dentro de la iniciativa Moebio (a cargo de Biocat).

Biodiseño significa emprender en salud mediante un proceso completo de innovación que tiene tres fases. El programa, que requiere dedicación completa, comienza con una inmersión clínica en un hospital para identificar necesidades médicas no cubiertas, después se selecciona una de las necesidades y se busca una solución para resolverla y por último se hace un prototipo de esta solución y se diseña el modelo de negocio para llevar la tecnología al mercado. Está diseñado para desarrollar tecnologías médicas y crear una empresa.

"Es gracias a esta metodología tan completa que el biodiseño ha convertido en la mejor opción para cualquier persona que quiera emprender en salud desde cero, es decir, que no tenga ni una idea ni un equipo", afirma el director académico de Moebio y director de e-Health y Health 2.0 en el Hospital Sant Joan de Déu, Jorge Juan Fernández.

Esto es lo que les ha pasado a Markus Wilhelmsen, Imma Herrero, Marc Benet y Ángel Calzada. Han participado en el programa d·HEALTH Barcelona inspirado en biodiseño, han desarrollado un dispositivo no invasivo y no farmacológico para combatir el estreñimiento crónico que imita las técnicas de los masajes terapéuticos realizados por profesionales y han fundado la start-up usMIMA (Mowoot).

La empresa ha levantado 2,2 millones de euros y ya ha lanzado su producto en el mercado español. De hecho, es la única empresa surgida de un programa inspirado en biodiseño en Europa que tiene producto en el mercado y ahora el equipo está buscando distribuidores para Alemania y Estados Unidos para el 2018.

 

Seguir leyendo: Una metodología disruptiva para innovar en salud >

La metodología del biodiseño se desarrolló en la Universidad de Stanford en 2001 y parte de la base que la innovación en salud se puede reproducir, enseñar y aprender mediante un ciclo cerrado, que comprende tres fases y que tiene por objetivo acabar desarrollando una tecnología o dispositivo médico.

Después de extenderse ampliamente por Estados Unidos (en más de 100 universidades), el biodiseño llegó a Europa en 2010 visto como una buena oportunidad para incentivar la innovación en tecnologías médicas. En Turquía e Israel también han desarrollado programas siguiendo este metodología.

El programa d·HEALTH Barcelona también ha apostado por dar la oportunidad a los fellows de tener movilidad internacional con el objetivo de conocer fellows de otros programas europeos, compartir conocimientos sobre las áreas clínicas donde han hecho la inmersión del hospital, validar las necesidades médicas que han detectado y hacer contactos con médicos, profesionales de la salud o venture capitalists internacionales.