Se encuentra usted aquí

Noticia

Descubren que los tumores de mama necesitan captar grasas para poder continuar proliferando

La investigación liderada por el IRB Barcelona podría abrir el camino para futuras terapias oncológicas

AddToAny buttons: 
11.04.2016

Científicos del IRB Barcelona en colaboración con la Universitat Rovira i Virgili y varios hospitales españoles (Hospital del MarHospital Clínico de Valencia y IISS-Fundación Jiménez Díaz) han puesto al descubierto por primera vez que las células tumorales del cáncer de mama necesitan captar grasas para seguir proliferando.

El estudio, publicado en la revista Nature Communications, analiza más de 500 muestras clínicas de pacientes con diferentes tipos de tumor de mama y pone de manifiesto que en el 85% de los casos hay niveles elevados de la proteína LIPG, una enzima que se encuentra en la membrana celular y que se encarga de captar grasas del exterior. Los investigadores han demostrado que en modelos animales y en células tumorales si se bloquea la actividad, el tumor deja de crecer.

Hasta ahora se sabía que las células cancerígenas captaban glucosa del exterior y que reprogramaban su funcionamiento con tal de producir más lípidos, pero esta es la primera vez que se pone de manifiesto la necesidad de las células tumorales de importar lípidos externos.

Este descubrimiento "podría representar un talón de Aquiles para el cáncer de mama" explica Roger Gomis, investigador ICREA y jefe de grupo del IRB Barcelona, ​​"si encontrásemos una sustancia que anulara la actividad de LIPG podría convertirse en la base de una quimioterapia más eficaz pero menos tóxica que las actualmente disponibles". Gomis es el líder del estudio conjuntamente con Joan J. Guinovart, director del IRB Barcelona y catedrático de la Universidad de Barcelona, ​​quien apunta que "al tratarse de una proteína de membrana es potencialmente más fácil conseguir una molécula farmacológica que pueda bloquear su actividad".

El descubrimiento de esta nueva diana terapéutica podría suponer un antes y un después en las terapias oncológicas ya que como explica Felipe Slebe, primer firmante del trabajo, "la función de la proteína LIPG no parece indispensable para la vida, por lo que la su inhibición generaría menos efectos adversos que otros tratamientos ". Y es que según datos de la OMS, cada año se diagnostican en el mundo 1,38 millones de casos nuevos de cáncer de pecho, siendo el más frecuente en mujeres en España.

De momento, sin embargo, no se puede afirmar aún que las personas con sobrepeso tengan más probabilidades de desarrollar cáncer, ya que esta es otra línea de investigación en la que se está trabajando.

 

Publicación relacionada: 

roger gomis

Roger Gomis es colíder del estudio junto con Joan J. Guinovart y jefe del grupo en control del crecimiento y metástasis del cáncer.

Categorías: