Se encuentra usted aquí

Noticia

Ferrer inicia la fase III del nuevo compuesto Ozenoxacino para infecciones de la piel

También se estudia su potencial para el tratamiento de infecciones pulmonares, óseas y de articulaciones.

AddToAny buttons: 
30.01.2012

REDACCIÓN

Ferrer Grupo entrará en la fase III de los ensayos clínicos de Ozenoxacino, un nuevo compuesto antibacteriano de quinolona no fluorada de segunda generación, para el tratamiento tópico de infecciones de la piel. Los ensayos se realizarán en 465 pacientes con un diagnóstico clínico de impétigo, en 50 centros de Estados Unidos, Sudáfrica, Alemania, Rumanía, India y Ucrania. El grupo farmacéutico catalán prevé que los primeros pacientes empiecen a participar en los ensayos el próximo febrero y que éstos finalicen durante el primer trimestre de 2013.

El impétigo es una infección bacteriana de la piel contagiosa. Es más común en bebés, niños e individuos que practiquen deportes en los cuales exista contacto corporal o que vivan en ambientes cerrados, pero no en adultos. La afección normalmente se manifiesta a través de ampollas o úlceras en la cara, cuello, manos y tronco. Puede extenderse a otras partes del cuerpo y transmitirse entre individuos por contacto directo con las lesiones, a través de fluidos nasales, compartiendo toallas, etc.
 
Hay dos tipos de impétigo: el bulloso, que provoca ampollas con fluido, grandes e indoloras, y el no bulloso, que es más contagioso y provoca úlceras que se abren rápidamente. Tanto el impétigo bulloso como el no bulloso están causados principalmente por las bacterias Staphylococcus aureus y Streptococcus pyogenes.

Además de su desarrollo para el impétigo y otras afecciones dermatológicas, se está evaluando el Ozenoxacino para tratar infecciones pulmonares, óseas y de articulaciones.
 
En estudios clínicos y preclínicos, la acción de Ozenoxacino (mediante una potente inhibición dual de la ADN girasa y la topoisomerasa IV) ha demostrado una excelente actividad antibacteriana in vitro e in vivo contra una amplia variedad de bacterias relevantes a nivel patológico, incluyendo aislados clínicos de organismos con resistencia emergente a las quinolonas y otros antibióticos tópicos de prescripción habitual. Tampoco se han detectado efectos secundarios adversos asociados a las quinolonas halogenadas de formulación tópica, como por ejemplo reacciones de fotoirritación, potencial de sensibilización o reacciones fotoalérgicas.
 
Ferrer obtuvo los derechos exclusivos de Ozenoxacino a nivel mundial (excepto en China, Japón y Taiwán) de la japonesa Toyama.

Seis centros de I+D y trece plantas productivas

Fundado en 1959, Ferrer Grupo tiene presencia en más de 90 países y cuenta con 23 filiales internacionales, seis centros de I+D (cuatro en España) y trece centros de producción (siete en España). Su capacidad de investigación y producción cubre el sector farmacéutico, de diagnóstico, vacunas, química fina, aditivos alimentarios y nutrición animal.

En los últimos años la compañía se ha centrado en la diversificación, principalmente en medicamentos de prescripción, productos hospitalarios, diagnóstico molecular, OTC y cuidados personales de la salud. Esta tendencia va ligada al establecimiento y consolidación de alianzas estratégicas.

Jordi Ramentol, consejero y director general de Ferrer - Foto: © Ferrer Grupo.

Contenido relacionado: