Se encuentra usted aquí

Noticia

Patentes, de la credibilidad corporativa a la protección de la tecnología o investigación

Expertos y profesionales del sector compartieron experiencias y opiniones en la 3ª sesión de Lessons Learned

AddToAny buttons: 
03.06.2015

Cómo y en qué países es más ventajoso internacionalizar la patente de un producto, cuál es el mejor momento para proteger una tecnología o cuáles son los riesgos que se deben tener en cuenta a la hora de diseñar una estrategia de IP fueron los temas alrededor de los cuales expertos y profesionales del sector debatieron y compartieron experiencias en la jornada de Lessons Learned organizada por CataloniaBio y Biocat el 21 de mayo en el Parc Científic de Barcelona (PCB).

“No hay otra forma más tangible de cuantificar una tecnología que una patente. Es un tema que nos ha preocupado muchísimo desde que creamos la empresa” ha comenzado explicando Lluís Ribas, fundador y CSO de Omnia Molecular en esta jornada Lessons Learned. Omnia Molecular se dedica a la investigación de nuevos antibióticos y antifúngicos a través de estrategias de screening propias. Su apuesta por la propiedad intelectual e industrial ha ido cambiando hasta hoy, que tienen la tecnología protegida por dos patentes que cubren casi todo el mundo. En 2005, cuando nacieron como spin-off de ICREA, el IRB Barcelona y el PCB  “la generación de patentes no era una prioridad. Nos frenaba el coste y el tiempo de dedicación que le teníamos que destinar” ha comentado Ribas. Lo que hizo decantar la balanza a favor de patentar fue “la tranquilidad de que las patentes generaban a las instituciones de las que salíamos, pero lo que nos interesaba era encontrar candidatos a fármacos” ha puntualizado el fundador de Omnia. Y a partir de 2008, con la entrada del primer fondo de inversión “decidimos que proteger nuestra tecnología con métodos alternativos era más efectivo”.

Desde el punto de vista de un centro de investigación, Elisenda Vendrell, directora de la Oficina de Conocimiento y Transferencia tecnológica del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS)-Hospital Clínic, ve necesario reforzar los siguientes aspectos: proteger cuando sea posible y haya potencial de retorno, iniciar conversaciones con la industria desde el primer día, informar a los investigadores del proceso de transferencia y retornos y mantenerlos implicados en todo momento. Partiendo de la base que la titularidad de la patente es de la institución y los investigadores constan como inventores “y no siempre lo tienen entendido así, es importante comunicarlo bien” ha remarcado Vendrell.

Actualmente el IDIBAPS-Hospital Clínic cuenta con 62 familias de patentes activas (muchas de titularidad compartida con otras instituciones), 10 softwares registrados y han signado 232 acuerdos entre licencias, alianzas y colaboraciones. Si bien cada centro tiene una política interna, en el IDIBAPS “se reparten los beneficios de la explotación a partes iguales entre inventores, grupo de investigación e institución. I esto es un incentivo para seguir haciendo investigación” ha comentado Vendrell, que también reconoce que cada vez más “nos piden el impacto que tendrá en la sociedad, sea económico, creación de puestos de trabajo, un nuevo fármaco o diagnóstico para una determinada enfermedad”.

Para Vendrell “publicar y patentar no es incompatible”, mientras que Nicolás-Vincent Ruiz, director de IP de Esteve, ha puesto como un buen ejemplo una práctica común que consiste primero en depositar la solicitud de la patente y seguidamente publicar el artículo científico. Diversos profesionales del público de Lessons Learned se han añadido al debate. “Hay mucha presión por patentar antes de publicar con la cual cosa, desde el punto de vista de la empresa biotecnológica o biofarmacéutica, se patenta demasiado pronto, con poco apoyo y poca validación clínica” ha dicho Marta Palicio, directora de Innovación de Biokit. “Te encuentras con un proyecto prometedor, pero con un desarrollo mínimo que pide mucha inversión. Para la empresa es difícil decidir licenciar así y entiendo que el retorno en estos casos llegará al cabo de 15 años” ha añadido.

Estrategia atractiva y enfocada a los futuros socios

Posteriormente, Nicolás-Vincent Ruiz ha explicado algunas de las lecciones aprendidas al mando del departamento de propiedad intelectual de la multinacional catalana. A la hora de trabajar la estrategia de protección recomienda tener en cuenta los criterios que buscan las farmacéuticas para licenciar un proyecto. Por eso hace falta establecer una estrategia atractiva (seleccionar los activos que se quieren proteger, las solicitudes de patentes prioritarias, países, fases en función de los recursos de cada proyecto…), seguridad jurídica y un proyecto con valor añadido orientado al negocio..

El directivo de Esteve ha hecho hincapié en la seguridad jurídica ya que puede afectar la legitimidad para negociar y licenciar. Es importante, pues, identificar los actores principales y sus derechos “porque entraremos al mercado” ha puntualizado. También, definir todos los aspectos del contrato, la obligación de cada socio de la colaboración, la adquisición del derecho (si son los inventores reales, su situación laboral…) y la gestión de la información, es decir, tener en cuenta la manera, con quién y cuando lo compartiremos.

“Debemos crear confianza y reputación” ha incidido durante su charla Josep Maria Carulla, director de Marsh Risk Consulting Iberia y “ser conscientes de que durante el ciclo de vida de una patente nos podemos encontrar múltiples riesgos en la estrategia, las operaciones, el reporte y el cumplimiento”. Las empresas que incorporan pensamiento de riesgo en el día a día son más capaces de identificarlo y saber qué les puede pasar, de priorizar la gestión y evitar determinadas situaciones críticas. Para este asesor especializado en el ámbito de las ciencias de la vida, “estamos hablando de un proceso dinámico, por lo tanto, debemos tener cultura de riesgos en la toma de decisiones”. Y admite que cada vez “la tolerancia por las sorpresas a los errores es más baja”.

Comunicación y transparencia con socios e inversores

En la vertiente jurídica, Javier Merino, fundador y socio director de Innovatech Law Firm, ha explicado que cuando se decide proteger una tecnología podemos hacerlo mediante la propiedad intelectual (programas de ordenador, bases de datos, bioinformática, aplicaciones móviles para la salud, manuales técnicos…), la propiedad industrial (patentes, marcas…) o el secreto industrial (know-how). La propiedad intelectual se protege desde el momento de la creación de la tecnología, no es necesario realizar ningún registro, excepto que se quieran generar pruebas de titularidad “y en este caso hay herramientas como el depósito notarial o el registro de la propiedad intelectual”. En cuanto a propiedad industrial, para poder patentar una tecnología, ésta debe cumplir unos requisitos específicos como son novedad, actividad inventiva y aplicación industrial.

Respecto al contrato de licencia es importante tener en cuenta cuáles son los aspectos que regulará y la definición de la tecnología licenciada, del territorio, la duración, las mejoras, los gastos de mantenimiento de las patentes, los gastos de la defensa de las patentes en caso de infracción, si se incluye una sublicencia, entre otros.

Además, “una buena gestión de la comunicación durante todo el proceso y actuar con transparencia nos ayudará a obtener el apoyo de los socios y de los inversores” ha asegurado el abogado Javier Merino.

La jornada, muy participativa con una cincuentena de profesionales que han vuelto a llenar la sala polivalente del PCB, ha sido moderada por Bernabé Zea, socio de ZBM Patents y miembro del Centro de Patentes de la Universidad de Barcelona.

 

La próxima sesión de Lessons Learned será el 9 de julio y hablaremos del proceso de negociación en los acuerdos de licencia y con inversores.

 

Crónica de la anterior Lessons Learned:

Patents

De izquierda a derecha: Bernabé Zea, Jose Maria Carulla, Elisenda Vendrell, Nicolás Vincent-Ruiz, Lluis Ribas y Javier Merino. 

Contenido relacionado: 
Categorías: