Se encuentra usted aquí

Reportaje

2015, un año de éxitos para la BioRegión de Catalunya

2015, un año de éxitos para la BioRegión de Catalunya

A pocos días de cambiar de año, toca echar la vista atrás y hacer balance de un 2015 que ha dejado excelentes titulares para la BioRegión de Catalunya.

 

18.12.2015

No todos los años una empresa local del sector de la biotecnología se lanza a cotizar a Bolsa (caso de Oryzon) ni tampoco cada día se consiguen recaudar casi 20 millones de euros entre inversores nacionales e internacionales (caso de Minoryx), mientras Europa, por su parte, sigue poniendo su confianza –en forma de 190 millones de euros- en los proyectos de investigación catalanes. Repasamos a continuación algunas de las noticias que han marcado el 2015 para el sector.

 

Los mejores deals del año

Si el 2014 estuvo marcado por el gran deal de Oryzon Genomics con la suiza Roche a cuenta de un fármaco contra la leucemia –trato que le ha aportado este año 3,5 millones de euros aparte de los 21 iniciales por la molécula–, los nuevos acuerdos protagonizados este año por las compañías de la BioRegión demuestran que el de la compañía liderada por Carlos Buesa no fue un éxito aislado.

Así, en el campo de los acuerdos de licencia es especialmente relevante el caso de Palobiofarma y Novartis, que colaboran para desarrollar un fármaco basado en inmunoterapia para cáncer metastásico.

Otra protagonista entre los acuerdos del año  es Reig Jofré, que tras fusionarse en el ejercicio pasado con Natraceutical para crear la quinta farmacéutica cotizada en la Bolsa española no descarta nuevas operaciones corporativas similares para continuar creciendo al ritmo que desean. Además, la farmacéutica catalana ha cerrado este 2015 un acuerdo de comercialización con Manremyc para vender en Europa su suplemento nutricional contra la tuberculosis.

 

Las inversiones más relevantes

Capítulo aparte merecen las inversiones en este 2015. Precisamente Oryzon Genomics es una de las biotech catalanas que más miradas ha atraído este año al lograr una ampliación de capital de 16,5 millones de euros que ha permitido acelerar su salida a bolsa. Otra gran campanada la ha dado este octubre Minoryx, que ha cerrado la mayor ronda de inversión del sector biotecnológico catalán al recibir 19,4 millones de euros en una operación liderada por Ysios Capital y en la que han participado Caixa Capital Risc y Health Equity y diversos inversores internacionales.

Significativas son también las rondas alcanzadas por Medtep (2 millones de dólares); Transplant Biomedicals (1,5 millones de euros); Top Doctors (1,1 millones de euros); Phyture Biotech (1 millón de euros); Galgo Medical (1 millón de euros) e iGlobalMed (300.000 euros).

Además de su apuesta por las compañías locales como la citada Minoryx, los fondos de inversión de la BioRegión han puesto sus miradas en este 2015 también en empresas internacionales: es el caso de Ysios Capital, que junto a Sunstone Capital ha liderado una inversión de 8,7 millones en Prexton Therapeutics para el tratamiento de las complicaciones motoras asociadas al Parkinson.

Por otro lado, opciones como el micromecenazgo han confirmado en este 2015 su viabilidad como vía alternativa de financiación: ZeClinics ha completado este año la mayor campaña de crowfunding científico en España, levantando 100.000 euros. Por su parte, Mind the Byte ha cerrado la mayor ronda de crowdequity biotech en el Estado al recaudar 234.310 euros, el doble de lo que esperaban. 

 

Las experiencias internacionales más destacadas

La mayoría de las citadas rondas de inversión se han cerrado con el objetivo de crecer internacionalmente. Mind the Byte, por ejemplo, ya se ha instalado en Dinamarca en lo que es su primer paso de expansión internacional. Más rodaje tienen ya otras empresas como AB-Biotics, que ha internacionalizado a Estados Unidos y Japón productos para salud oral y un test farmacogenético de medicina personalizada, respectivamente.

También están interesados en el mercado norteamericano Laboratorios Isdin, y Grifols que con destacada presencia en este mercado desde 2003 ha recibido la aprobación de la FDA para construir su nueva planta de purificación en Los Angeles. El mercado nipón atrae, por su parte, a Reig Jofré, que prosigue su crecimiento internacional de la mano de Kern Pharma. En India y Nepal venderá sus productos la Unidad de Tuberculosis Experimental del Instituto Germans Trias i Pujol mientras también en Asia seguirá su expansión Laboratorios Ordesa, que además quiere entrar al norte y este de África.

 

Los descubrimientos científicos más importantes

Del laboratorio al mercado el camino suele estar lleno de grandes momentos de progreso y algunos de irremediable vuelta a empezar. Uno de los eureka! de este año lo protagoniza Ferrer, que ha desarrollado junto a Manel Esteller del IDIBELL el primer test de diagnóstico epigenético para cáncer.  También en el campo de la lucha contra el cáncer destacan los avances del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO), que ha demostrado poder diagnosticar tumores cerebrales gracias a una punción lumbar, sin necesidad de hacer una biopsia en este órgano.

Asimismo, siguen adelante proyectos imprescindibles como la búsqueda de una nueva vacuna terapéutica contra el Sida. A mediados de 2016 dará comienzo el primer ensayo clínico de un producto de este tipo creado en Catalunya, gracias al trabajo de un equipo de IrsiCaixa.

Un paso más adelante se encuentra ya Som Biotech y el Vall d’Hebron Institut de Recerca, que han finalizado con gran éxito un ensayo clínico para tratar la amiloidosis por transtiretina, una enfermedad minoritaria que afecta al sistema nervioso periférico y al corazón.  

 

Nuevas iniciativas que fortalecen el sector

Además de las buenas noticias con protagonistas individuales, el 2015 ha sido testigo de éxitos colectivos que confirman la situación de la BioRegión de Catalunya en la primera división científica internacional. Buena prueba de la salud del ecosistema ha sido, por ejemplo, la concesión de ayudas a instituciones de excelencia como los que reconoce el sello Severo Ochoa -que ha recibido el IBEC- así como las 4 distinciones María de Maetzu que han conseguido cuatro unidades de investigación catalanas.

Además, se han creado nuevas estructuras que contribuyen a reforzar el sector, como el Barcelona Institute of Science and Technology que aglutina seis de los principales centros de investigación catalanes de excelencia y que lidera Montserrat Vendrell, o nuevas comunidades para fomentar la innovación en salud. Por un lado, la Generalitat de Cataluña ha puesto en marcha las Comunidades RIS3CAT, una estrategia pionera en Europa que quiere transformar el tejido empresarial en Cataluña hasta 2020 y dentro de la cual se prevé la creación de una comunidad en el ámbito de la salud. También con enfoque europeo da sus primeros pasos EIT Health, un proyecto continental dirigido por Sylvie Bove, con un nodo español liderado por la UB en colaboración con Biocat y con Marco Pugliese como director.

Y es que Europa es uno de los grandes valedores de la ciencia catalana. No en vano la Unión Europea ha financiado con 190 millones de euros proyectos de investigación e innovación de entidades y empresas catalanas como Inkemia o Biochemize en el primer año y medio del programa Horizon2020. Del mismo modo, Grifols ha recibido un préstamo de 100 millones de euros del Banco Europeo de Inversiones en el marco del Plan Juncker.

 

El 2016 promete repartir más éxitos a un sector cada vez más competitivo internacionalmente.