Se encuentra usted aquí

Aprendiendo del cerebro inmaduro

“Pese a tener un cerebro pequeño e inmaduro los niños son un unos aprendices prodigiosos”, aseguraGhislaine Dehaene-Lambertz, directora del laboratorio de imagen del desarrollo cerebral (Francia). Para entender el cerebro humano es necesario conocer tanto los engranajes de su funcionamiento como su desarrollo. Gracias a la aparición de técnicas de registro no invasivas los neurocientíficos pueden llegar a estudiar el cerebro de los niños, los bebés e incluso de los fetos antes de nacer.

Se ha demostrado que el desarrollo prenatal es igual o incluso más importante que el postnatal, y que el cerebro es muy sensible a alteraciones de su entorno mientras está dentro del útero materno. SegúnElisenda Eixarch, del Centro de investigación en medicina fetal i+D (Barcelona), “dos de cada 3 casos de discapacidad intelectual tienen un origen prenatal”, declara.

Esta científica analiza las consecuencias cerebrales que tiene el retraso del crecimiento intrauterino que se da cuando un feto no recibe suficiente oxígeno y nutrición de la placenta durante el embarazo. Está descrito que este fenómeno está asociado a niveles más bajos de coeficiente intelectual, dificultades en el aprendizaje y peores situaciones laborales. Eixarch y su equipo trabajan en intervenciones postnatales para revertir algunas de estas consecuencias.

Otro de los campos de interés en la neurociencia del desarrollo es llegar a conocer cómo los seres humanos adquieren el lenguaje. Janet Werker, profesora de la Universidad de la Columbia Británica (Canadá), defiende que hay períodos críticos en el desarrollo de los bebés en los que el cerebro es más sensible. “A medida que el bebé crece desciende su sensibilidad para los sonidos desconocidos e incrementa para los conocidos”, afirma. Werker cree que el foco de atención debe recaer en cómo modular estos períodos, cómo mantenerlos abiertos, cerrarlos e incluso reabrirlos.

Cuanto más sano esté el cerebro mejor afrontará lesiones, enfermedades y el paso de los años. Hoy sabemos que la genética juega un papel fundamental en la salud cerebral. El genetista John Harvey, del Instituto de Neurología de Londres, ha identificado numerosos genes relacionados con síndromes neurológicos como la demencia o la enfermedad de Parkinson.

> Seguir leyendo

Para Pascual-Leone, un cerebro sano es “aquel que tiene la red de conexiones necesarias para disfrutar de una vida plena”. Y esta red, igual que las necesidades a las que responde, cambia a lo largo del tiempo. “No se trata de tener un cerebro joven de 17 años en un cuerpo de 90, si no de tener el mejor cerebro con la mejor salud posible para cada edad”, afirma el neurocientífico.

> Seguir leyendo

Brain Health

 

El cerebro es el órgano que nos define como especie y como individuo, es el más complejo de todos los que conforman el cuerpo humano, el más nuevo desde...