Se encuentra usted aquí

Reportaje

Sinopsi B·Debate: Ciència oberta: un camí per fer-la real

Sinopsis B·Debate - Ciencia abierta: un camino para hacerla real

Las prácticas científicas actuales reúnen críticas importantes: pagar para acceder a la mayor parte de publicaciones, el problema de reproducibilidad o la escasísima influencia de la ciudadanía, entre otros. Expertos mundiales se reúnen en B·Debate para hablar sobre el concepto de ciencia abierta.

19.11.2018

La ciencia es una herramienta poderosísima para el avance del conocimiento y del bienestar, pero no está exenta de problemas. Las prácticas científicas actuales reúnen críticas importantes y diversas: la necesidad de pagar por acceder a la mayor parte de publicaciones, un problema de reproducibilidad, un sistema de evaluación insuficiente basado en métricas bibliográficas o la escasísima influencia de la ciudadanía en la toma de rumbos y decisiones, entre otras.

Para combatir muchas de estas críticas se ha ido erigiendo el concepto de ciencia abierta, una forma de trabajar que pone el énfasis en la colaboración, en la transparencia y en el diálogo con la sociedad. Sin embargo, a pesar de sus avances, queda aún un largo camino para conseguir que se establezca de forma sustancial.

Con el fin de tratar algunos de estos problemas y, sobre todo, para definir soluciones y trazar un camino que acelere el avance de la ciencia abierta, varios de los mejores expertos internacionales se reunieron en el B·Debate ‘Open science: from values to practice. Building a roadmap for transformative change’ , una iniciativa de Biocat y de la Obra Social “la Caixa”, para promover el debate científico. En esta ocasión, fue organizado conjuntamente con el Centro de Regulación Genómica (CRG), la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), la Universitat de Barcelona (UB), el Institut de Recerca de la Sida (IrsiCaixa) y el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal).


CONCLUSIONES

1. El 80% de las publicaciones científicas siguen estando bajo un “muro de pago”. Debe apostarse más firmemente por un modelo de acceso abierto, así como cambiar la forma de negociación con las editoriales.

2. Hay un problema de reproducibilidad en los trabajos científicos, ya que muchas investigaciones no consiguen replicarse. Es necesario mejorar los métodos de producción de los datos y su comunicación para reducir su importancia.

3. Los indicadores en general, y los bibliográficos en particular, no deberían guiar exclusivamente las decisiones estratégicas en ciencia. Se necesitan nuevas formas de medir y evaluar la calidad y de adjudicar la financiación.

4. La ciudadanía está prácticamente excluida de los procesos de decisión en ciencia. Proyectos de ciencia ciudadana y una apuesta firme por la llamada “innovación e investigación responsable” deberían implantarse para acercarla a ellos.