Se encuentra usted aquí

Startup generation

Anna Sala, cofundadora de Adan Medical
Anna Sala

Cofundadora y CMO de Adan Medical Innovation

Doctora en Medicina y especialista en Alergología en el Hospital Vall d'Hebron, trabajo asistencial que compaginó con un proyecto de investigación sobre la anafilaxia en el Karolinska Institutet de Estocolmo. Profesora asociada de Inmunología en IQS School of Engineering de la Universidad Ramon Llull. Apasionada por la innovación y la investigación, fue seleccionada para ir al Imagine Creativity Center Silicon Valley, programa de creatividad donde, junto con el médico internista Adrià Curran, cofundó Adan Medical Innovation, de la que es CMO.

Anna Sala: "En Silicon Valley todo el mundo te dice que fracasar es no intentarlo"

16.01.2018

Adan Medical Innovation nació en 2014 a raíz de una necesidad observada en la consulta médica: mejorar la calidad de vida de los pacientes con reacciones alérgicas graves (anafilaxia), que deben llevar siempre encima un autoinyector de adrenalina, y reducir las muertes por esta causa, que normalmente se dan en gente joven y son evitables. Junto con Adrià Curran, la cofundadora Anna Sala participó en un programa de innovación en Silicon Valley, el Imagine Creativity Center, donde pudieron madurar sus ideas y captar la atención de inversores.

La compañía ha desarrollado dos dispositivos médicos: uno dirigido a los pacientes de forma individual, que consiste en una funda inteligente para los autoinyector de adrenalina conectada al teléfono móvil, que soluciona las principales limitaciones de los autoinyectores; y una caja inteligente para autoinyector de adrenalina para espacios públicos como escuelas o restaurantes, por si el paciente no lleva el autoinyector o es su primer episodio. Actualmente la compañía busca financiación con una ronda de crowdfunding.

 

¿Por qué decidiste ser emprendedora?

Realmente no lo decidí: simplemente se juntaron muchos factores en un momento determinante de mi carrera profesional. Siempre me ha apasionado la investigación y uno de los campos de mi interés es la anafilaxia. Hasta ahora la investigación que había hecho era más básica, pero a raíz de las preocupaciones que veía en los pacientes que llevan autoinyector de adrenalina, y sobre todo a raíz de la historia de un paciente que me marcó, vi que les podía ayudar también de otro modo. Crear Adan Medical Innovation ha sido una manera de aprender en otros ámbitos que también son muy importantes para los médicos si queremos aportar valor a la sociedad, y que no te explican en la facultad.

¿Cuál ha sido la decisión estratégica más importante que has tomado hasta ahora?

Creo que la más importante es elegir bien tus compañeros de viaje. Yo no me podría imaginar llegar donde estoy ahora sin los que forman parte de Adan Medical Innovation. Somos un equipo muy diferente, cada uno experto en diferentes temas pero todos muy sinceros con lo que hacemos y eso hace que la empresa tenga mucho valor humano. Siempre me repetían: "Tener una buena idea no es difícil, lo más complicado es ejecutarla". Y creo que el equipo lo es todo para que una buena idea llegue lejos.

Otra decisión importante, esta a nivel personal, es perder el miedo al fracaso. En Silicon Valley todo el mundo te dice que fracasar es no intentarlo. Pero aquí no nos han educado así y cuando intentas buscar el dinero de la primera ronda con friends, fools and family para una idea tuya, es muy difícil no pensar en la idea del fracaso y que la gente puede perder el dinero. Por eso es importante que la gente que invierta entienda muy bien qué es una startup y los riesgos que supone, para evitar malentendidos si no va bien.

¿Cuál es el mejor consejo que te han dado?

"Si emprendes un negocio, que sea con algo que te apasione": que no sea porque crees que esto te aportará dinero, ya que creer en lo que haces y hacerlo con pasión transmite mucho. Haz lo que te gusta, porque si esto debe ser tu trabajo, te parecerá menos trabajo; si te apasiona lo que haces no te importará dedicarle horas para que funcione, y será más fácil que la gente se una a un proyecto que desprende pasión.

¿Y ahora qué? ¿Qué hitos te has marcado alcanzar a corto plazo?

Acabamos de finalizar el ensayo clínico en el Hospital Vall d'Hebron, donde 100 pacientes han probado nuestras fundas con resultados muy positivos. El primer paso es divulgar los congresos los resultados y publicarlos, y mientras tanto seguimos trabajando para ver nuestro producto por fin al mercado y mejorar la vida de los pacientes.

Para ello, sin embargo, necesitamos terminar de cerrar otra ronda de inversión. Actualmente estamos en una campaña de equity-crowdfunding para seguir avanzando en la salida al mercado de las fundas inteligentes y terminar de desarrollar 10 cajas inteligentes para empezar a probarlas en las escuelas. Además, el hecho de seguir en contacto con los pacientes hace que tengamos muchos otros productos en pre-desarrollo, usando nuestra tecnología patentada.