Se encuentra usted aquí

Startup generation

Jascha Blobel

CEO de Molomics

Graduado en Química por la Universidad de Múnich y Doctor en Bioquímica por el IRB Barcelona, Jascha trabajó en desarrollo de negocio en farmacéuticas durante 5 años antes de cumplir su sueño: crear una biotecnológica basada en la Inteligencia Artificial cuando justo arrancaba el boom de esta tecnología. Es el CEO de Molomics.

Jascha Blobel: "La biotecnología es un negocio duro, el éxito tiende a llegar lentamente"

05.03.2020

Molomics es una compañía de descubrimiento de fármacos de moléculas pequeñas a partir de una tecnología patentada que integra la inteligencia artificial con inteligencia humana colectiva. Según la compañía, el hecho de que las moléculas estén diseñadas de forma colaborativa entre máquina y humano hace que sus candidatos a fármacos sean más eficaces y más seguros, aumentando así la tasa de éxito en el desarrollo clínico.

 

¿Por qué quisiste ser emprendedor?

Con 20 años trabajé para una biotecnológica (Aclara Bioscience) y pude oler el entorno de startups que se estaba iniciando en Silicon Valley. ¡Parecía tan potente lo que un pequeño equipo puede mover…! Esto me dio la confianza de que es posible hacer grandes proyectos, como desarrollar un nuevo medicamento, si tienes una buena idea y un equipo adecuado.

 

¿Cuál ha sido la decisión estratégica más importante que has tomado hasta ahora?

Tener cofundadores fieles altamente complementarios, excelentes en su trabajo, responsables y, lo más importante, motivados para ir juntos durante un largo viaje. La biotecnología es un negocio difícil ya que compites internacionalmente, por lo que el éxito tiende a llegar lentamente.

 

¿Cuál es el mejor consejo que te han dado?

Viene de mi abuela: "La gente que prueba y trabaja duro no siempre puede tener mala suerte". Creo que muchas personas que trabajan en startups conocen esta situación de probar 100 cosas para que 1 de ellas tenga éxito.

 

¿Y ahora qué? ¿Qué hitos te has marcado alcanzar a corto plazo?

La tecnología es totalmente funcional, y debemos aprovecharla al máximo. Esto se traduce en hacer avanzar a nuestros diferentes activos/fármacos de Parkinson a la fase preclínica, pero también en iniciar colaboraciones, similar a la que tenemos con una biotecnológica china de oncología.