Pasar al contenido principal

El día 11 de febrero se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, fecha señalada en el calendario para reivindicar el papel de la mujer en este campo. Según el informe "La brecha de género en el sector de ciencias de la vida y la salud: situación, retos y recomendaciones" elaborado por Biocat para el Departament d'Igualtat i Feminismes, la mayoría de mujeres ocupan posiciones más bajas que los hombres en centros de investigación y universidades catalanas y, en consecuencia, existe una falta de presencia femenina en las posiciones de liderazgo y toma de decisiones, así como en los reconocimientos profesionales propios de este ámbito.

Por poner un ejemplo, en los centros de investigación catalanes, mientras que en las etapas predoctorales son un 55% las investigadoras, en las jefas del grupo de investigación y en concreto en el ámbito de las ciencias de la vida y la salud, la cifra de mujeres se reduce a sólo un 28%1.

grafic dia internacional dona i nena cienciaPeso del personal según género en las diferentes categorías profesionales del conjunto de centros/institutos de investigación en salud (tijera de género), datos período 2013-2017. Fuente: AQuAS

Esta pérdida de talento femenino tiene diferentes causas, entre ellas destaca la disyuntiva de las mujeres investigadoras por tener que escoger entre vida privada (y tareas de cuidado familiar) y carrera profesional (que en el ámbito académico suele requerir estancias en el extranjero ). En este punto, Carolina Aguilar, cofundadora y CEO de InBrain Neuroelectronics, explica que la conciliación, aunque es difícil, es posible: “el equilibrio entre la vida profesional y familiar es factible si aprendemos a pedir apoyo a nuestro entorno ”, declara. Sin embargo, la emprendedora y científica al frente del scaleup que más financiación ha levantado en 2022, señala otras barreras que se encuentran las mujeres científicas, como son la autoconfianza, el empoderamiento y el desarrollo de liderazgo. Sobre este último punto manifiesta que "las científicas debemos aprender que el desarrollo de nuestra carrera depende de nosotros mismas y que, por eso, debe ponerse estrategia, convicción, networking, autenticidad y pasión".

Laura Soucek, cofundadora y CEO de Peptomyc, añade la dificultad que todavía supone ser escuchadas sin tener que levantar la voz. “Las mujeres sabemos poner pasión, curiosidad y empatía en todo lo que hacemos. Se puede hacer ciencia con pasión, satisfacer curiosidades y encontrar una forma de ayudar al mundo”, defiende la investigadora del VHIO quien trabaja con la oncoproteína Myc, que se desregula cuando el organismo padece cáncer, y ha diseñado una variante dominante negativa , Omomyc, que permite investigar los beneficios de inhibir el Myc durante el cáncer.

En el caso de las STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés) la situación es aún más preocupante porque son los ámbitos con menos estudiantes chicas en las aulas. "Hoy en día, si estudias una carrera tecnológica, puedes trabajar de cualquier cosa", destaca Ana Maiques, cofundadora y CEO de Neuroelectrics.

En el ámbito del emprendimiento en salud, el 34% de las startups y scaleups de salud catalanas cuentan con mujeres en sus equipos fundadores o directivos, una cifra que, a pesar de ser baja, se incrementa respecto a años anteriores (29 %, 2015-2018). Por subsectores, el biotec es donde más mujeres directivas encontramos, por detrás del tecmed y digital health. Lo recoge el Informe de la BioRegión de Cataluña 2023, que presentará, estos y otros datos sectoriales, el próximo 12 de febrero.

En este punto, y en términos generales, uno de los principales obstáculos señalados por las emprendedoras es el acceso a la financiación, principalmente porque la mayoría de los inversores profesionales son varones. "Aún sigue habiendo una destacada presencia masculina en el mundo del poder y las finanzas, y es un aspecto que hay que cambiar", argumenta Ana Maiques. Pero para Valerie Vanhooren, cofundadora y CEO de Ona Therapeutics, el problema va más allá. "Es un problema de la sociedad, no de la ciencia", explica. "A menudo las mujeres son percibidas automáticamente como menos capacitadas sólo para ser mujeres". Al fin y al cabo, actualmente existen pocos modelos e iniciativas de liderazgo para mujeres. “Hay que sensibilizar a la sociedad de que las mujeres no debemos actuar como los hombres, pero sí podemos ser iguales y ejercer las mismas posiciones manteniendo nuestra autenticidad”, manifiesta la científica belga que lucha contra la metástasis.

 

Ausencia de referentes femeninos

Varios estudios señalan que los estereotipos de género son una de las principales razones por la que la presencia de mujeres en la ciencia es más reducida. No estamos acostumbrados a ver a mujeres recoger premios en este campo. Como ejemplo, en los Premios Nacionales de Investigación que otorga el Govern de la Generalitat, sólo tres mujeres científicas (9% de personas galardonadas) han sido destacadas en la categoría más alta desde 19902. “Las científicas debemos tener derecho al mismo reconocimiento que los hombres por sus méritos científicos mediante premios, títulos o publicaciones”, remarca Laura Soucek, quien añade también la importancia de igualar los salarios.

Inconscientemente, los estereotipos de género afectan a la percepción que pueden tener los niños y niñas sobre sus habilidades y capacidades. "Por eso es importante fomentar la vocación en las mujeres y establecer referentes", enfatiza Ana Maiques. Vivimos en un mundo donde la tecnología cada vez está cobrando mayor protagonismo y muchos puestos de trabajo en el futuro estarán enfocados a carreras de ciencia como la inteligencia artificial o el big data. “Las mujeres debemos creer que podemos tener un lugar relevante en la tecnología mundial”, destaca y, para conseguirlo, la emprendedora y referente internacional en las tecnologías de monitorización y estimulación del cerebro cree que es necesario educar e incentivar a las niñas , desde pequeñas, a estudiar carreras STEAM.
 

Algunas buenas prácticas 

Para revertir esta situación, el informe “La brecha de género en el sector de ciencias de la vida y la salud: situación, retos y recomendaciones” anteriormente citado, recoge una serie de buenas prácticas de ámbito local e internacional para mejorar la diversidad, tanto a nivel público como privado. Propuestas que van desde incentivos económicos como The Mothers of Science del BIST o la red de emprendedoras WA4STEAM y la red de inversoras y mentoras WERockCapital. Recientemente Foment, junto con el Consulado de Estados Unidos, ha anunciado que becará a una veintena de emprendedoras de la salud mediante el programa Jump Startup for Women in Deeptech para poder internacionalizarse.

Biocat, en su apuesta por la equidad de género en investigación e innovación en salud, firmó -hace un año- la Carta Hipatia de Alejandría y su adhesión a la Comunidad de Hipatia. Este grupo de trabajo, representado por 19 centros de investigación en salud de Cataluña, trabaja para revertir la situación de desigualdad de género en investigación e innovación en salud en Cataluña. Teniendo en cuenta aspectos clave como la desigualdad salarial, la eliminación de obstáculos que supongan un problema para acceder a una carrera profesional estable después del doctorado, la mejora de los contratos laborales o la promoción de cambios en la cultura organizativa y la estructura profesional .

¿Necesitas más información?

Contacta con nuestro equipo

Contáctanos
Suscríbete a nuestras newsletters

Toda la actualidad de Biocat y del sector de las ciencias de la vida y la salud en tu badeja de entrada.