Se encuentra usted aquí

Noticia

Estos son los 6 proyectos elegidos para participar en la 4ª edición de CRAASH Barcelona

El programa de aceleración de Biocat ha cortado la cinta inaugural este septiembre con un kick off que ha servido para iniciar la relación entre los equipos y los mentores.

AddToAny buttons: 
10.09.2021

Un total de 6 proyectos liderados por emprendedores y emprendedoras de la BioRegión han sido elegidos para participar en la 4ª edición de CRAASH Barcelona, ​​el programa de aceleración impulsado por Biocat en colaboración con el CIMIT (Boston), que permite llevar la tecnología al mercado en 3- 5 años.

El pistoletazo de salida se ha dado con la celebración del kick off, los días 6, 7 y 8 de septiembre. Un acto en formato híbrido que ha servido para que participantes, equipos y miembros del CIMIT hayan tenido una primera toma de contacto. Durante el acto también se ha repasado el programa y los equipos han podido establecer expectativas y metas de cada una de las tres fases de la formación, que realizarán durante las próximas 12 semanas.

A diferencia de ediciones anteriores, este año la convocatoria de CRAASH Barcelona se ha dirigido exclusivamente a proyectos con tecnología de vanguardia (diagnóstico, dispositivos médicos y digital health), surgidos de centros de investigación, institutos de investigación hospitalarios y universidades establecidos (o vinculados) al ecosistema catalán. Sin embargo, los mentores han destacado la "calidad científica" de los proyectos y han animado a los participantes a "exprimir al máximo" el programa, sobre todo a la hora de validar su mercado y modelo de negocio.

6 proyectos innovadores y disruptivos

Los líderes de los seis equipos han presentado sus proyectos ante los mentores y el resto de compañeros.

1. Blapp

Es la primera plataforma de juegos online que permite la rehabilitación lingüística desde el hogar. Este proyecto, nacido en el Hospital San Joan de Déu de Barcelona, ​​utiliza algoritmos de inteligencia artificial (IA) para ajustar y adaptar la terapia a cada paciente, así como sistemas de reconocimiento del habla para facilitar, tanto la interacción entre los pacientes y la plataforma, como el reconocimiento de patologías del lenguaje.

Una solución donde la tecnología permite eliminar los problemas principales que tienen los diferentes agentes implicados (terapeutas, pacientes y familiares), mejorando los resultados clínicos, el cumplimiento del tratamiento y la mejora de la experiencia del paciente.

Alessandra Zoccali i Arnau Valls, membres del projecte Blapp.

2. Direct Subjective Refraction

Cuando un paciente entra en una clínica oftalmológica y se somete a una evaluación óptica, debe adivinar decenas de letras borrosas con la ayuda de la combinación de diferentes lentes. Un proceso que puede durar más de diez minutos y que, a menudo, la fatiga termina afectando su resultado.

El objetivo de este proyecto, que nació en el Instituto de Óptica, parte del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), es hacer esta evaluación cinco veces más rápido y dos veces más precisa. Además, otra ventaja de este método es que no requiere supervisión y que, por tanto, permitirá a los profesionales oftalmológicos disponer de más tiempo para realizar exploraciones oculares o actividades de mayor valor añadido.

Víctor Rodríguez, miembro del proyecto Direct Subjective Refraction.

3. Heatshot

La intubación es un factor de alto riesgo que puede acabar provocando una infección en el tracto respiratorio inferior de los pacientes. Este proyecto, nacido en Vall d'Hebron Institut de Recerca (VHIR), quiere evitar precisamente esto: infecciones respiratorias en pacientes intubados mediante una tecnología nueva sin precedentes en la prevención de infecciones.

Recordemos que las infecciones respiratorias son una de las principales causas de mortalidad en pacientes intubados en las UCIs y esto se debe por las bacterias sensibles o extremadamente resistentes que crecen en biofilms y dispositivos médicos respiratorios, tales como tubos endotraqueales o tubos de traqueotomía.

Marta Palau y Estela Muñoz, miembros del proyecto Heatshot.

4. Copilot.ms

Los neurorradiólogos cuantifican la presencia de lesiones nuevas en el cerebro a través de un proceso visual tedioso, que puede implicar errores y requiere mucho tiempo. Este proceso reduce la sensibilidad de los profesionales en menos de un 50% en algunos casos, lo que puede provocar una gestión inadecuada del tratamiento y un aumento de la discapacidad a medio plazo.

El software de Tensormedical proporciona una herramienta de cuantificación precisa y automatizada que ayuda a los neurorradiólogos a evaluar las lesiones cerebrales. La adopción de este recurso multiplica por cuatro la productividad de los especialistas y aumenta la sensibilidad en un 46%, lo que reduciría potencialmente el despilfarro de los tratamientos y las pérdidas de productividad de los pacientes en más de 5,9 millardos de euros el año en todo el mundo. Tensormedical es una spin-off de la Universidad de Girona y Vall d'Hebron Institut de Recerca (VHIR).

Sergi Valverde y Roger Bramon, miembros del proyecto Copilot.ms

5. Point pressure

Nacido en Barcelona, ​​Point pressure se quiere comprometer a liderar el cambio en la manera de hacer los tratamientos en pacientes con espasticidad. El proyecto está en proceso de desarrollar un sistema conectado no invasivo que reduce la hipertonía muscular a través de una reacción isquémica.

Gracias a este dispositivo, se calcula que podría ayudar a las 180.000 personas afectadas que hay actualmente en España, a los 1,8 millones de Europa y hasta los 28 millones de personas que conviven con esta patología de todo el mundo.

Marc Casellas y Parikshit Verma, miembros del proyecto Point pressure

6. Vincer.ai

La IA es un campo desregulado que se está introduciendo en todos los sectores. La falta de regulación supone riesgos para todas las partes interesadas. El primer borrador sobre la regulación de la IA de la Unión Europea, publicado en abril de 2021, indica la popularidad y la relevancia de este campo.

A través de un algoritmo, Vincer.ai proporciona la primera evaluación de riesgos implementable para la IA en el ámbito de la sanidad. El algoritmo de Vincer.ai permitirá a las organizaciones mejorar, supervisar y certificar las soluciones que utilizan la tecnología de la IA, así como mitigar los riesgos.

Vincer.ai es una spin-off de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) y el Centro de Investigación en Ingeniería Biomédica (CREB).

Pol Solà, miembro del proyecto Vincer.ai

Del laboratorio al mercado en 3-5 años

CRAASH Barcelona formará estos proyectos seleccionados con el objetivo de llevar al mercado su tecnología en los próximos 3 a 5 años. Los participantes estarán guiados por mentores del CIMIT (Boston) - la aceleradora de salud con más experiencia en el mundo-, así como por expertos europeos del sector, de entre ellos, el Dr. Markus Wilhelm, CEO de Mowoot, una startup surgida del programa d·Health Barcelona que ha desarrollado un dispositivo médico para tratar el estreñimiento crónico.

Para el emprendedor, el punto fuerte que tiene CRAASH Barcelona y lo que lo diferencia del resto de aceleradoras es la herramienta GAITS, la plataforma diseñada por CIMIT que ayuda a eliminar riesgos a los proyectos innovadores en salud. "Es una ventaja que los equipos aprendan a utilizarla de la mano de los propios creadores", ha explicado Markus Wilhelm, que confiesa utilizarla en su propia empresa. Para los antiguos participantes del programa, como Alfonso Carnicero, CEO y cofundador de ABLE Human Motion, la experiencia de los mentores es el rasgo más distintivo del programa.

CRAASH Barcelona se realizará de forma intensiva a lo largo de 12 semanas, y se dividirá en tres fases. La primera, permitirá a los equipos validar si su tecnología puede cubrir una necesidad real y encontrar un lugar en el mercado. Los equipos trabajarán con expertos del CIMIT en Boston, primero a través de reuniones virtuales y posteriormente presencialmente en Boston.

La segunda y tercera fase del programa permitirá a los equipos validar su proyecto en España y en uno de los mejores ecosistemas de salud del mundo: Boston. Además, los participantes recibirán formación de la universidad holandesa TU Delft y se encontrarán con otros emprendedores europeos participantes de la aceleradora alemana Medtech Bootcamp.

Contenido relacionado: 
Categorías: