Se encuentra usted aquí

El boom Femtech: startups al servicio de la salud de la mujer

En este post analizamos un segmento de empresas que se encuentra en plena ebullición y que ha situado la BioRegión como el tercer hub europeo en número de startups Femtech. Además, según las emprendedoras y algunos fondos de inversión podría convertirse en uno de los más rentables a corto plazo, siempre y cuando logre uno de sus principales retos: la financiación.

AddToAny buttons: 
27.10.2021
Femtech

Las mujeres representan la mitad de la población del planeta y, a pesar de todo, la salud femenina ha recibido poca atención en términos de investigación médica y adelantos tecnológicos. Esta tendencia empezó a cambiar el 2016, año en que la danesa Anada Tin, cofundadora de la aplicación Clue para el seguimiento de la menstruación, definió el término Femtech para referirse a las startups tecnológicas que crean productos de salud centrados en la mujer. Las nuevas soluciones innovadoras incluyen dispositivos, software y diagnósticos, tecnologías y servicios focalizados al dar respuesta a problemas relacionados principalmente con el embarazo y curas de enfermería, fertilidad, sexualidad y prevención del cáncer. A pesar de que, en muchos casos, estas compañías surgen de experiencias personales, el término femtech no se tiene que confundir con empresas lideradas exclusivamente por mujeres emprendedoras.

“Las mujeres han estado invisibles por la medicina durante muchos años. Las Femtech pueden revertir esta invisibilidad y ofrecer así igualdad de opciones a nivel de atención sanitaria”, manifiesta Marina Rigau, CEO y cofundadora de MiMARK, dedicada al diagnóstico del cáncer de endometrio y una de las últimas Femtech que se han constituido a la BioRegió.

En este post analizamos un segmento de empresas que se encuentra en plena ebullición y que ha situado la BioRegió como lo tercero hub europeo en número de startups Femtech. Además, según las emprendedoras y algunos fondos de inversión, podría convertirse en uno de los más rentables a corto plazo siempre y cuando logre un de sus principales retos: la financiación. 

Covid y feminismo: el impulso del auge de las Femtech

Según Dealroom, actualmente hay 382 startups en el mundo dedicadas a la mejora de la salud y al bienestar de las mujeres, casi el doble que el año pasado. Este boom evidencia la juventud de un mercado que, si las previsiones no fallan, conseguirá una tasa de crecimiento anual del 16% que permitirá lograr un valor de 60.000 millones de dólares el 2027.

FemTech Market Size

Fuente: FemTech-Industry-2021-Report.pdf (dkv.global)

“La Femtech está todavía en una fase inicial y, como todos los mercados, necesita darse a conocer y hacerse un lugar en el sector del emprendimiento”, señala Maria Barruezo, cofundadora de LactApp, una de las primeras Femtech de la BioRegió. Una industria con un potencial que no extraña a las emprendedoras si se tiene en cuenta el inmenso nicho de mercado al cual se dirigen.

“Estamos hablando de soluciones que abordan todas las etapas de la vida de la mujer en todos sus niveles”, afirma Olga Shirokova, fundadora y CEO de Kiara, la academia de salud femenina en línea que ya cuenta con más de 40.000 usuarias. Desde su perspectiva, hay dos tendencias clave relacionadas con el auge de FemTech: Covid y feminismo. Todos vamos asistir al bloqueo del mundo el año pasado y, en términos de salud digital, la innovación se aceleró en cuestión de semanas. “Además, con la oleada continua de empoderament femenino, las mujeres comparten cada vez más sus problemas y se han dado cuenta que faltan soluciones adaptadas a ellas”, explica.

Otros factores que están alimentando e impulsando el crecimiento del mercado son el aumento en la adopción de hábitos de vida saludables y la introducción de nuevos medicamentos para las mujeres. “Además de unas políticas favorables iniciadas por los gobiernos con programas y campañas de sensibilización sobre las enfermedades que afectan la mujer”, añade Marina Rigau de MiMARK.

El desafío de la inversión

En los últimos meses, se han visto inversiones sustanciales en Femtech americanas que han dejado claro el potencial de este mercado, como Tia Health, fundada el 2017, que levantó 132 millones de dólares en septiembre de este año o Maven Clinic Co (2014), que un mes antes, en agosto, recibió una inyección de capital de 110 millones de dólares. Esta tendencia se refleja en el que llevamos de año, donde la inversión mundial en el mercado ha duplicado el total conseguido el 2020: 2.100 millones de euros (por encima de los 1.000 millones de euros del año anterior), según los datos de Dealroom. Por el que hace el mercado europeo, donde el 2019 fue el año que más inversión captaron las empresas Femtech con 304 millones de euros, empujado por una ronda de 150 millones de euros, Los Estados Unidos encabezan la lista de regiones más invertidas a nivel mundial, con el 55% de la financiación, por ante Europa (25%) y Asia (14%), como demuestra el último informe del sector.

A pesar de su rápido crecimiento y el interés que cada vez despierta más de los inversores, estas soluciones continúan teniendo en la financiación uno de los principales escollos. Las cifras de Crunchbase muestran que, a nivel mundial, al 2020 solo el 2,3% de la financiación de capital riesgo se destinó a startups lideradas por mujeres y a menudo resulta difícil conseguir fondo. Uno de los casos más habituales en el déficit de financiación es la carencia de empatía que suscitan los problemas de las mujeres en un sector donde la mayoría de los inversores profesionales son hombres. También hay otros factores que pueden condicionar la inversión en un proyecto: “muchas de las oportunidades son de nicho, muy fácilmente replicables o dependientes de modas”, explica Sara Secall de Inveready, el fondo que, por otro lado, vio un claro potencial en Oxolife, la Femtech de la BioRegió dedicada a la fertilidad femenina, donde invirtió el 2020.

Sin embargo, Aline Noizet, fundadora de Digital Health Conector cree que las cosas están cambiando, y que los inversores –sobre todo, de género masculino- muestran cada vez más interés. “Cuando menos, tienen curiosidad y fan un esfuerzo para entender el mundo de la salud de la mujer”, explica. Un ejemplo ha sido el fondo de inversión Nauta Capital, quien hace dos años invirtió en Emjoy, la startup de la BioRegión que normaliza el placer femenino y ayuda a las mujeres a disfrutar de su sexualidad a través de audios creados por sexólogos profesionales. Por Xevi Fuyà, inversor del fondo, la comunidad inversora empezará a fijarse seriamente en este mercado cuando estas primeras inversiones generen retornos relevantes. “Se conseguirá con paciencia y tiempo. Es una industria con futuro, la relevancia y pes del cual crece y seguirá creciendo”, afirma.

Fondo de inversión y aceleradoras especializadas: posible solución?

Mientras tanto, y para hacer frente a esta situación, las impulsoras de las Femtech ven en los fondos de inversión especializados en salud femenina una oportunidad para la captación de financiación. “La salud de la mujer tiene que competir con otras áreas que acostumbran a tener más interés por los inversores. Hay que encontrar los fondos especializados en salud femenina, que no son muchos pero existen”, asegura Agnès Arbat, fundadora y CEO de Oxolife. Gestoras de capital riesgo como Astarte Venturas (Estados Unidos), Avestria Venturas Management (Estados Unidos), Crowberry Capital (Islandia), Female Founders Fund (Estados Unidos), Portfolia (Estados Unidos), Rhia Venturas (Estados Unidos), SteelSky Venturas (Estados Unidos) o The Case for Her (Suecia), que invierten exclusivamente en Femtech. “Estos que ya están invirtiendo en Femtech están apostando por una capacidad real de disrupción, un hecho que se los permitirá disfrutar de una posición privilegiada en el sector”, advierte Maria Barruezo de LactApp.

Aunque incipientes, también existen algunas aceleradoras que impulsan tecnologías disruptivas y nuevos negocios por la salud de la mujer, como FemTech Lab (Londres), FemTech Programa t Station F (París) y EVE FemTech Hub (Tel Aviv). Este año a la BioRegión se ha creado HoMu Health Venturas, la primera incubadora de España para proyectos de salud reproductiva.

La BioRegión: tercero hub europeo en número de startups Femtech

Actualmente, el ecosistema catalán cuenta con 11 Femtech: Dana (ATC), Emjoy, FemsPark, Gisek Diagnostic Thermography, Kiara, LactApp, Laia (Qualud), MiMARK, Moonai, Oxolife y Treematernity. Una cifra que sitúa la BioRegión en sexta posición mundial en número de startups en salud femenina, por detrás de los Estados Unidos (137), el Reino Unido (41), Israel (27), Alemania (25), Francia (16) y España (16). Si nos fijamos en este último dato, la BioRegión concentra el 69% de las Femtech del Estado. Cataluña se erige como tercer ecosistema a Europa en startups para la salud de la mujer. El 73% son digital health y mayoritariamente ofrecen un producto o un servicio relacionado con el embarazo y la salud reproductiva.

 

Infografia Femtech BioRegió de Catalunya 2021

 

El 2013 se fundó Oxolife, la primera Femtech a la BioRegión, que levantó 5,1 millones de euros el mismo año de su creación. No fue hasta el 2017 que la financiación de estas startups fue sostenido, hasta llegar a su máximo histórico en 2020. Aquel año, la pandemia aceleró este mercado y captaron 7,64 millones de euros, siete veces más que el 2019, impulsadas mayoritariamente por capital privado (84%). Esta cifra significó más del 10% de la financiación Femtech europeo, estimado en 60 millones de euros.

 

Fuente: Inversión Femtech a la BioRegión, 2017-2021. Elaboración propia.

Ahora bien, la tendencia al alza que hemos visto este año en los Estados Unidos y Europa no es equiparable en Cataluña. En el que llevamos de 2021, no hemos conseguido superar la cifra de 2020 y, a diferencia de años anteriores, la financiación pública supera el capital privado, debido a una ayuda que recibió MiMARK de la Unión Europea.

En este contexto, las emprendedoras sustentan que queda mucho para hacer al ecosistema catalán. El mercado necesita consolidarse, sobre todo para favorecer el nacimiento y el impulso de nuevas iniciativas, así como para obtener programas de financiación específicos que impulsen el desarrollo de estas tecnologías. “Hay que ver este mercado como una oportunidad. Como una puerta abierta que durante mucho tiempo había sido indebidamente cerrada”, reivindica Marina Rigau.